Coleccionismo de arte en el Renacimiento: un hábito poderoso

Seguramente, cuando menciono la palabra arte, la imagen que rápidamente se forme en tu cabeza tenga que ver con una obra dispuesta en un museo. Es natural, porque este es el formato al que el gran público está acostumbrado.

Fíjate que es más fácil que pensemos en arte imaginando obras que forman parte de un conjunto, más que recreando una pieza aislada.

Por ejemplo, el Museo del Prado, tiene como fondos un enorme conjunto de piezas. ¿Cuál es su origen?

En el caso de nuestro museo, el gran grueso de la colección proviene de lo que se denomina como Colecciones Reales, aquellos grupos de obras que fueron agrupados por los monarcas pertenecientes principalmente a la dinastía de los Austrias y los Borbones.

Y es que esta labor coleccionista formaba parte del tejido esencial para que se materializara el arte, ya que sin mecenas o compradores, los artistas y talleres no hubieran tenido fondos para llevarlas a cabo.

El coleccionismo de arte es un fenómeno que, en el contexto europeo se remonta a la Antigüedad clásica. De la misma forma que el arte evoluciona a lo largo del tiempo, así lo han hecho las colecciones, sus protagonistas y los lugares para albergarlas.

La historia del arte es también la historia de la formación de colecciones, y esta labor de coleccionar, de agrupar y ordenar, es algo inherente al ser humano. Fíjate que esta labor que se ha desarrollado siglos y siglos ha cristalizado en los museos y palacios que hoy visitamos. Pero, sin embargo, sus orígenes y protagonistas no resultan tan conocidos y, créeme cuando te digo que aquí se esconden grandes historias, como la que te adelanto en el ejemplo de hoy, relacionado con el coleccionismo de arte en el Renacimiento.

Studiolo de Federico de Montefeltro, un espacio dedicado al arte y al conocimiento.

Si hablamos del Renacimiento, nos encontramos en un momento en el que exhibir una buena colección de arte empieza a ser una demostración de poder y dominio. Tengamos en cuenta que las artes se reclaman a sí mismas como actividades intelectuales, capaces de materializar esa visión humanística característica del momento. Arte y conocimiento van de la mano.

Nos remontamos al siglo XV, a Urbino, ciudad cuyo centro histórico es Patrimonio de la Humanidad. Su palacio ducal, uno de los lugares más preciados de Italia, fue mandado construir por nuestro protagonista. En él se encontraban una enorme cantidad de obras tanto del pasado como adquiridas a los mejores artistas contemporáneos de la época.

Pero no es del edificio en su conjunto de lo que te quiero hablar, sino de un espacio maravilloso, un lugar concebido para el aprendizaje, la reflexión y el deleite, en el que cada centímetro cuadrado destila arte. Un lugar para contener y hacer justicia a ese interés por el conocimiento: el studiolo.

¿Qué es un studiolo?

El studiolo es una tipología de sala o habitación propia del Renacimiento destinada al retiro y  estudio privado por parte de su propietario. Lo interesante, además de los objetos preciados que contenía, es la decoración, pues cada detalle de estas salas estaba pensado para rendir homenaje a las artes, al conocimiento y a su dueño (faltaría más). Existen numerosos ejemplos en Italia y variaciones europeas.

El studiolo del Palacio de Urbino estaba destinada al uso privado por parte del Duque, para estudiar y reflexionar, y contenía una colección en sí misma de diferentes obras y artes aplicadas. Además de retratos de personajes ilustres y relevantes, uno de los elementos que más llaman la atención son las paredes. Fíjate en la imagen.

Studiolo de Federico de Montefeltro. Palacio de Urbino.

Esas estanterías con puertas de celosía entreabiertas que nos muestran interiores plagados de objetos (colecciones) maravillosos, de distintos ámbitos del conocimiento o vistas de arquitecturas ideales, no son reales.

Son uno de los ejemplos de taracea en madera, o intarsia, más espectaculares que se pueden encontrar.  La madera, al ser un material relativamente flexible, permite la elaboración de piezas pequeñas y enrevesadas, pero aun así, el virtuosismo tanto a nivel compositivo, para lograr esa perspectiva tan maravillosa, como técnico, es más que evidente.

Pero eso no es todo. Este studiolo contenía aún más ejemplos de decoraciones aplicadas a la glorificación de las artes y del conocimiento.

Como ves, existen espacios relacionados con el arte y las colecciones que nos hablan de aspectos bastante desconocidos, y se salen de lo que llega al gran público. Y este es solo un ejemplo que nos acerca al coleccionismo de arte en el Renacimiento, pero hay más, y todos ellos muy interesantes.

Presta atención, porque puedes conocerlos.

¿Te apetecería realizar un viaje por la historia del coleccionismo de arte?

Imagina una sesión en la que tracemos un recorrido por la relación del ser humano con las artes, hablando de cómo se ha coleccionado en diferentes épocas, a través de ejemplos como el que hoy te presento, el cual veremos en mayor profundidad en la sesión.

Un trayecto en el que partiremos de la Antigua Grecia y llegaremos hasta los albores del siglo XX, para comprender qué ha significado coleccionar arte en cada periodo, a través de ejemplos en distintos países europeos.

Una clase online en la que descubrirás el origen de lugares e instituciones que hoy son emblemáticas, a través de detalles que seguramente desconocías, pasando por el periodo Clásico, la Edad Media, el Renacimiento, Barroco y siglo XIX.

Todo ello, en una sesión en directo con el más puro espíritu Azul de Acre, con contenidos a raudales, entusiasmo, y participación en vivo.

Además, podrás disfrutar de la grabación de esta clase en nuestro nuevo campus virtual, hasta el 30 de abril. Y, por si fuera poco, te llevarás una muestra de gratitud al final.

Apunta bien, porque el jueves 25 de febrero a las 19 horas tienes una cita virtual conmigo de mínimo 90 minutos. Tienes todos los detalles a continuación.

Ángela Espinar

Compartir
Publicado por
Ángela Espinar

Entradas recientes

La nieve en la pintura. Tres ejemplos.

Algo tiene la nieve que ejerce fascinación: ya sea porque llama a esa infancia interior…

3 meses hace

Dos planes para estas fiestas en Madrid (+ 1 de regalo)

Estos días, que en otros tiempos pueden ser más agradables y aprovechados para llevar a…

4 meses hace

Regala cultura con nuestros cursos

Sabemos que escoger regalo puede ser a veces complicado. Además, varias personas de nuestro alumnado…

4 meses hace

Ideas para regalar cultura en Navidad 2020 – 2021

Cada vez es más difícil elegir regalos para las personas que queremos. Tenemos más de…

4 meses hace

Un viaje por el azul

Una de las cosas que más me gusta hacer con mis alumnos es viajar de…

5 meses hace

Exposiciones en Madrid en noviembre de 2020

Estamos en la primera semana del mes y, si bien es cierto que la situación…

6 meses hace