Técnicas pictóricas más comunes en la historia del arte

Técnicas pictóricas más comunes en la historia del arte

“Óleo sobre lienzo”. Esta es posiblemente la descripción que más lees en las cartelas de las pinacotecas. Y es posible que, si no tienes conocimientos previos o no tienes afición por pintar, sea un dato que te pase completamente desapercibido.

Las técnicas pictóricas en realidad tienen un peso fundamental en el aspecto final de una pintura. Quien la ejecuta ha de ser consciente de sus ventajas y desventajas para utilizarlas en su favor y lograr así un resultado deseado. Dominar la técnica además garantizará una mayor longevidad de la obra ya que, si se utilizan materiales de mala calidad o se emplean mal aunque sean buenos, seguramente afloren problemas desde el primer momento.

Hoy quería hablarte de las técnicas pictóricas más comunes en la historia del arte occidental para que, la próxima vez que visites un museo, puedas fijarte en algunos detalles más y disfrutes de otra forma de la pintura.

¿Qué es una técnica pictórica?

Denominamos técnica pictórica a la mezcla de un pigmento con un determinado aglutinante, una sustancia que funcionará como “pegamento” para las partículas de color y permitirá la formación de lo que denominamos como película pictórica. En la técnica además intervendrá otra sustancia que sirva para diluir la pintura y poder modificar así su espesor. 

Si recuperamos la expresión inicial, “óleo sobre lienzo”, la técnica es el óleo. El lienzo será el soporte sobre el que se aplica esa técnica. 

La importancia de los soportes

Además de escoger el tipo de técnica, el tipo de soporte es también un paso fundamental que condicionará enormemente a la primera y la manera de aplicarla. Hay algunas técnicas que funcionan en varios soportes y otras que solamente funcionan en uno muy específico. 

El lienzo, sobre el que hemos compartido una publicación en redes sociales y en nuestra comunidad VIP de la lista de correo, es el que más familiar te resultará. Pero también se puede pintar sobre madera o sobre un muro.

En otra ocasión hablaremos sobre estos soportes para que veas también el papel fundamental que juegan. 

Pintura al temple

Temple es en realidad una expresión  en la que caben muchísimas técnicas diferentes, que irán diferenciadas por tipo de aglutinante empleado: huevo, caseína, goma vegetal… Sí es cierto que, en general, se disuelven en agua.  

Con temple se ha pintado sobre diversos soportes durante gran parte de la historia de la expresión artística. Desde antiguas civilizaciones hasta los inicios del Renacimiento, encontramos pintura al temple. 

Sudario fragmentado con retrato de un hombre joven con barba. 120-150 d.C. Origen egipcio, periodo romano. MET Museum.

Entre ellas, el temple al huevo tiene un papel especial en la pintura medieval europea, y es casi con total seguridad, el tipo que veas con más frecuencia en los museos.

Una característica fundamental de esta pintura elaborada con pigmentos mezclados con yema de huevo (se puede utilizar el huevo entero pero lo más común es emplear la yema), es que permite elaborar capas de color brillante y muy duro y resistente. Sin embargo, es una técnica que, al ir diluida en agua, seca muy rápido y no permite que la trabajemos sobre el soporte con el pincel para mezclarla con otras capas aplicadas con anterioridad. 

Esta limitación hace que trabajar los degradados fluidos sea imposible, por lo que para modelar y conseguir volúmenes, se recurría a diferentes técnicas de superposición de capas, incluyendo una denominada como tratteggio. El tratteggio consiste en aplicar la pintura con líneas finitas para así poder intercalar distintos colores que, vistos en conjunto, nos den la sensación de gradiente de color. 

Detalle de María Magdalena, de Carlo Crivelli. h. 1480.  Rijks Museum.

Pintura al óleo

Dentro de las técnicas pictóricas más comunes en la historia del arte, el óleo es la técnica europea por excelencia desde el siglo XVI. Es una técnica en la que el pigmento se aglutina con una resina vegetal y aceite. El hecho de ser una técnica no acuosa, hace que su secado sea muy lento. Permite además generar películas gruesas y flexibles. Esto hará que la textura de la capa pictórica alcance nuevas cotas expresivas. 

Aunque tradicionalmente se atribuye a la familia Van Eyck (algo que recogen Antonio Arvelino y Vasari en sus tratados) y se genera la leyenda de una especie de momento “eureka”, lo cierto es que la utilización del aceite como medio de la pintura es algo que se produce de manera puntual para determinados pigmentos en siglos anteriores.

Bartolomé Bermejo es uno de los pintores que antes domina el óleo en España. San Jorge triunfa sobre el dragón. 1468. National Gallery de Londres.

Sin embargo, sí es cierto que  a partir del siglo XV, poco a poco empiezan a utilizarse aceites y resinas para lograr capas pictóricas gruesas, que adquieren una apariencia similar al esmalte.  

Desde ese momento el uso de los aceites y resinas se irá perfeccionando y dará lugar a una nueva forma de pintar, en la que los colores se mezclan sobre el propio soporte y pueden ser tan delgados que resulten casi transparentes, o tan espesos que generen relieve. 

Rembrandt exploró las posibilidades del óleo para formar texturas. Sus lienzos son de todo menos planos. Autorretrato. 1659. National Gallery of Art, Washington.

Pintura al fresco

Cuando el alumnado de Azul de Acre lea este artículo, si ha tenido clase conmigo, recordará de inmediato una frase que no me canso de decir: “que sea pintura sobre muro no significa que sea un fresco”. Y es que sobre un muro se puede pintar de muchas formas.

La pintura al fresco es una técnica específica que funciona sobre muros preparados de una determinada manera. Es una técnica un poco mágica, ya que en este caso, ni tiene un aglutinante ni forma una película pictórica clara. 

Para la técnica del fresco, necesitamos un muro preparado con cal en dos partes: capas interiores más gruesas, denominadas arriccio, y una superior, fina, que se llama intonaco. Sobre esta última capa, cuando aún está fresca, se aplicará el pigmento ligado con agua de cal y la magia sucederá.

Durante el secado del intonaco se producirá la carbonatación de la cal, un proceso químico en el que el muro termina de endurecerse y el pigmento queda atrapado en él.  Para que te hagas una idea de este fenómeno, utilizaremos el símil del sándwich.

En un sándwich, el pan, el jamón, la lechuga o el queso, son capas distinguibles. Podrías establecer dónde empieza el queso y dónde empieza el jamón, ¿verdad? En una técnica pictórica como las que vimos anteriormente, se forman películas que funcionan como estas capas del sándwich. Pero, si untas mayonesa en el pan, la mayonesa no queda en la superficie, sino que penetra en la miga y se une a ella. En este caso no hay una capa perfectamente delimitada en la que acabe la mayonesa y comience el pan: hay pan con mayonesa. Pues, salvando bastante las distancias, algo así ocurre con la pintura al fresco.

Las pinturas de San Antonio de la Florida pintadas por Goya se elaboraron al fresco.

Es una técnica complicadísima y, aunque se emplea desde la Antigua Roma, su dominio ha quedado relegado a pocos artistas. Durante el Renacimiento se recupera, y maestros como Miguel Ángel, supieron hacerse con ella y dejarnos algunos de los legados de pintura mural más conocidos (sí, sus pinturas en la famosa capilla en la que estás pensando están elaboradas al fresco).   

Debido a que ha de pintarse con el intonaco fresco, este ha de aplicarse en porciones limitadas, ya que si se seca antes de aplicar la pintura, hay que retirarlo y volver a empezar. Esta división se denomina jornada o giornata y es posible distinguirla en algunas pinturas, sobre todo si las admiramos con una fuente de luz rasante. 

Detalle con luz rasante del Juicio Final de la Capilla Sixtina, pintado por Miguel Ángel, en el que se pueden apreciar los contornos de las jornadas.

Entre las técnicas pictóricas más comunes en la historia del arte existen muchas otras que trataremos en próximas entregas, algunas antiquísimas como la encáustica, elaborada con cera, y otras con apenas unas décadas de existencia, como las que utilizan como aglutinantes resinas polivinílicas. Si quieres aprenderlas en profundidad, tenemos un curso monográfico de seis sesiones impartido por mí en el que realizamos un recorrido por la historia del arte a través de las técnicas. 

El curso tendrá una nueva edición este otoño y abrimos plazas el 9 de septiembre. Con él aprenderás a ver las obras desde una perspectiva completamente diferente y más completa. Y es que la evolución de las técnicas y los soportes empleados condicionan directamente la forma y el estilo de quien pinta. La pintura de Velázquez solo es posible empleando el óleo sobre un lienzo, la tablas del trecento italiano, con los estofados en oro, son el resultado de una forma muy concreta de preparar la madera, dorarla  y aplicar temple al huevo. 

Todo esto y mucho más lo descubrirás en el curso. Si no quieres perderte la oportunidad de participar, puedes apuntarte a nuestra lista de correo y formar así parte de nuestra comunidad de amantes del arte y patrimonio cultural, donde compartimos además recursos gratuitos y contenido exclusivo, así como plazos especiales de matriculación a nuestras actividades. 

6 comentarios en “Técnicas pictóricas más comunes en la historia del arte”

    1. ¡Hola!
      El curso será de octubre a diciembre, con sesiones en directo y acceso a las grabaciones para ver las clases en diferido, disponibles hasta febrero de 2022. Así si alguna semana no estás, podrás recuperarlo a tu ritmo. A primeros de septiembre presentaremos los cursos con un evento online y verás todos los detalles.
      ¡Ojalá te encaje! Es un recorrido diferente por la historia del arte, muy bonito y que a la gente que pintáis os da hasta ideas para probar 😃

  1. Hola, mi nombre es Miguel. Me gusta mucho el arte (sobre todo arquitectura y escultura) pero de pintura no se casi nada. Espero aprender con vuestras clases y decirte que ya ésta de técnicas me ha enseñado bastante. Gracias por tus enseñanzas. Buen día.

    1. ¡Hola, Miguel!
      Muchísimas gracias por tu comentario. Precisamente el propósito de estos artículos es que podáis aprender algunos conceptos sin tener que tener una base previa específica. Te esperamos en los cursos que van a comenzar este otoño y que presentaremos el 9 de septiembre. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.